El régimen de Nicolás Maduro confirmó la ejecución de Óscar Pérez y ofreció detalles sobre la operación contra el grupo del ex policía en El Junquito, Caracas.

“Con la operación denominada Gedeon se logró el desmantelamiento de una peligrosa célula que en los últimos meses generó ataques terroristas contra instituciones del Estado afectando a numerosas personas inocentes entre ellas niños”,  declaró el ministro para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol. Sus dichos fueron acompañados con tres carteles. En el primero se muestra a lo que el régimen llama “Terroristas abatidos”, y allí aparece en tercer lugar la imagen y el nombre de Pérez.

Son en total 7 los muertos en el operativo chavista: Óscar Alberto Pérez, Daniel Enrique Soto Torres, Abraham Israel Agostini Agistini, José Alejandro Díaz Pimentel, Jairo Lugo RAmos, Abraham Lugo Ramos y una mujer aún no identificada.

En otro cartel, el régimen informó quiénes son los detenidos en el operativo:

Además, informaron que los dos policías muertos en el episodio son Andurín  Domingo Ugarte Ferrera y Nelson Antonio Chirinos Cruz.

Pérez estuvo horas acorralado con sus hombres en una casa en la carretera hacia El Junquito, 25 km al noroeste de Caracas, hasta que fue ejecutado por las fuerzas chavistas. En una docena de videos que difundió en Instagram durante el operativo, había acusado a las autoridades de que querían matarlos pese a que tenían intención de entregarse.

 Play

Piloto, ex agente de la policía científica y actor aficionado de 36 años, Pérez sobrevoló Caracas el 27 de junio en un helicóptero policial, con algunos de sus hombres. Lanzaron cuatro granadas contra el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y dispararon contra el Ministerio de Interior. El ataque, que no tuvo víctimas, ocurrió en medio de una ola de protestas contra Maduro que dejó unos 125 muertos entre abril y julio de 2017.

El policía, quien durante sus siete meses en fuga publicó varios videos en los que decía enfrentar a la “narcodictadura” y “tiranía” en Venezuela, se convirtió en el hombre más buscado, acusado de terrorismo.